Lo demás es historia: 50 años de Opel Kadett C


El Opel Kadett es uno de los vehículos más míticos que ha parido la marca alemana en todos sus tiempos, pero tiene un recorrido mucho más largo del que la mayoría conocemos. Ha degenerado en el Opel Astra moderno, que tiene motores de combustión, pero ya comienzan a hacer sus "pinitos" con motorizaciones eléctricas.


Antes del Astra, el Kadett dio su nombre a la serie de modelos que fue popular entre los clientes durante varias generaciones. Ahora se celebra un aniversario ya que hace 50 años que se lanzó por primera vez la tercera generación del bestseller compacto de la marca, el Opel Kadett C, y fue más variado que casi cualquier otro modelo anterior.


Sus carrocerías fueron muy variadas y fue un inteligente coche familiar, un elegante segundo automóvil con un práctico portón trasero o un coupé deportivo. La gama Kadett C tuvo muchas caras entre 1973 y 1979.


Contaba con muchas primicias e innovaciones como un nuevo eje delantero de doble horquilla helicoidal, un ancho de vía 20 mm más ancho que el del predecesor, un eje trasero más desarrollado y, en caso de colisión, elementos como la dirección de seguridad con absorción impactos, las zonas deformables en la parte delantera y trasera y el habitáculo como célula de seguridad, minimizaban el riesgo de lesiones. De esa manera el Kadett C de tracción trasera hizo su debut a finales del verano 1973. Sus rasgos de diseño característicos incluían una calandra plana, un capó con el pliegue característico de la marca y un faldón delantero en forma de alerón.


El vehículo fue diseñado para soportar un impacto frontal con un obstáculo rígido a una velocidad de 65 km/h. Con este prototipo de próximo a la producción, Opel demostró que se podía lograr una seguridad pasiva óptima no solo con vehículos grandes y pesados, sino también con automóviles compactos y ligeros.


Los clientes tenían muchas opciones y podían encontrar el Kadett más adecuado para todos los gustos. La tercera generación de Kadett estaba disponible inicialmente como una berlina de dos y cuatro puertas en versiones normal y de lujo, como familiar de tres y cinco puertas y como un coupé. Después vendrían más variantes y se fabricó en varios países con diferentes aptitudes para adaptarse a ellos.

En Alemania, la propulsión corrió inicialmente a cargo de motores 1.2 con 52 CV y 60 CV. A principios de 1975, se incorporó a la gama de motores un propulsor de gasolina 1.0 especialmente económico con 40 CV. Y con el modelo GT/E de 105 CV presentado en 1975, Opel continuó la tradición del Rallye Kadett.


Cuando la "generación C" comenzó a salir de la línea de producción en 1973, fue el primer Kadett en tener cinturones de seguridad de tres puntos en los asientos delanteros, fijados al pilar B en la parte superior e inferior (más o menos como lo conocemos hoy en día) así que podríamos considerar a Opel un precursor en ese campo. Un elemento de seguridad que salva vidas y que, gracias a su sencillo accionamiento con una sola mano, aumentó la aceptación entre muchas personas a las que no les gustaban los cinturones de seguridad (a ver, yo cuando era muy joven no lo utilizaba, ahora es un movimiento mecánico). Todos los botones e interruptores eran fáciles de alcanzar, incluso con el cinturón de seguridad abrochado, y los instrumentos eran fáciles de leer.


Pero Opel demostró que la tercera generación del Kadett no solo era segura, sino también extremadamente deportiva cuando el Kadett GT/E celebró su estreno en el IAA de 1975. Su motor 1.9 con inyección de combustible Bosch L-Jetronic entregaba 105 CV. Con un peso de alrededor de 900 kilos podría alcanzar una velocidad máxima de 184 km/h y no solo los pilotos jóvenes soñaban con el GT/E en aquel entonces; a partir de 1976, conocidos pilotos ocuparon sus asientos en la cabina. Walter Röhrl y Rauno Aaltonen tuvieron éxito con el GT/E de 225 CV en el Rally de Montecarlo y el Rally de Portugal. Röhrl y Jochen Berger, el primer copiloto profesional en Alemania, obtuvieron un sensacional cuarto puesto en el Rallye de Montecarlo y Opel incluso logró el segundo lugar en la clasificación general de la marca.


El Kadett Aero, estaba fabricado por el especialista en carrocería de Stuttgart Baur. Era un descapotable que presentaba una barra antivuelco, una capota Targa y una cubierta plegable trasera. Por lo tanto, el Aero combina varios automóviles en uno: descapotable, automóvil de vacaciones y vehículo familiar, así como un todoterreno para el tráfico urbano y de cercanías. Hoy en día se considera un clásico legendario.


Como veis, la historia del Opel Kadett/Astra es muy productiva y el nuevo Astra Sport Tourer eléctrico es un episodio más en la saga.

Comentarios

Entradas populares